falsificaciones detectives privados

Falsificaciones

El número de marcas comerciales registradas en 2015 superó los 100.000 en comparación con las 500 de 1997. Casi el 20 por ciento del valor total de los productos incautados se refiere a los derechos de propiedad intelectual de los titulares.

En la actualidad, todos los segmentos del mercado están en el punto de mira, ya que los falsificadores aumentan sus beneficios también en los mercados secundarios, donde los consumidores compran conscientemente productos que rompen la propiedad intelectual.

Por ello, las empresas necesitan más investigaciones para poder abordar el desafío y que, a su vez, los países puedan elaborar políticas y soluciones para asegurarse el cumplimiento de la ley, tanto de manera individual como en cooperación.

Dentro de las falsificaciones se incluyen desde artículos de alta calidad hasta perfumes, productos de cuero, máquinas, o la propia alimentación, las bebidas o fármacos, entre otros. Todos los artículos que están protegidos por la propiedad intelectual pueden ser falsificados.

QUÉ ES UNA FALSIFICACIÓN

La imitación toma un modelo, pero no aspira a ser idéntico.

Las falsificaciones aspiran a ser idénticas al original, para suplantarlo y sin el pago de la licencia de propiedad industrial.

Una falsificación es un acto consistente en la creación o modificación de ciertos documentos, efectos, productos (bienes o servicios), con el fin de hacerlos parecer como verdaderos, o para alterar o simular la verdad.

Las falsificaciones pueden ser realizadas, entre otros, respecto a documentos públicos o privados, monedas, billetes u otros valores, arte y productos de marcas comerciales. En los primeros casos es un delito que afecta la fe pública, pudiendo llegar a ser una modalidad de fraude, mientras el último se entiende que es una vulnerabilidad de la propiedad industrial (al ser copias sin licencias, para ser vendidas como si fueran originales).

CATEGORÍAS DE PRODUCTOS FALSIFICADOS

Las falsificaciones y la piratería no están ligadas directamente al gran lujo o a los productos de ciertos mercados. Según los datos del estudio (que, aunque se acaba de presentar, se basa en datos globales de los años 2010 a 2013), prácticamente todas las categorías de productos son víctimas de las falsificaciones. El calzado es la principal categoría, con el mayor de productos falsificados detectados, seguido por la ropa y los productos de piel. Tras ellos se posicionan los productos electrónicos, los relojes, los instrumentos ópticos y médicos, los perfumes y los cosméticos, los juguetes, los productos farmacéuticos y la joyería, en ese orden.

Todas estas falsificaciones tienen un valor (números de 2013) de 461.000 millones de dólares, lo que equivale al 2,5% de las importaciones mundiales y, un dato igualmente impactante, a todo el dinero que mueve el tráfico de drogas.

ACCIONES DE INVESTIGACIÓN

En la actualidad, todos los segmentos del mercado están en el punto de mira, ya que los falsificadores aumentan sus beneficios también en los mercados secundarios, donde los consumidores compran conscientemente productos que rompen la propiedad intelectual. Por ello, las empresas necesitan más investigaciones para poder abordar el desafío.

En este sentido, Cuzco Detectives, apuesta por la ayuda a los Departamentos Legales de las empresas que están luchando activamente por la protección intelectual y la marca registrada.